Buscar

VINOLOGY


La sumiller que invita a un viaje por los viñedos de España desde Conde de Aranda: "En Madrid hay auténticas joyas"


Tras años en el sector, Pilar Oltra acaba de abrir hace unos meses Vinology, un Wine Bar donde el aprendizaje es parte de la experiencia.


- Vino (del latín vinum): bebida alcohólica que se hace del zumo de las uvas exprimido y fermentado naturalmente.

- Logy (del griego, logía): estudio, tratado o ciencia.


Antes de cruzar el umbral, la composición de su nombre ya da algunas pistas. Y la carta lo termina de explicar. Vinology es un Wine Bar, pero también algo más. Sus puertas están abiertas para pasar un buen rato. Y también para aprender sobre una cultura que casi todos practican y pocos conocen. Detrás está la sumiller y catadora profesional Pilar Oltra, quien se ha lanzado a crear este particular espacio tras años marchando por un camino en el que se adentró cuando apenas era una cría, en su Argentina natal.


En Conde de Aranda, 11, en un local con aires de otra época -paredes antiquísimas de ladrillo visto, vigas recuperadas y mobiliario de anticuario-, acaba de abrir este bar donde, además de degustar -y descubrir- infinitas variedades de todos los rincones de España, se puede tomar alguna delicatessen, comprar algún caldo o cultivar la mente en los cursos y catas que la propia Oltra ofrece en la bodega del local. «En los talleres se prueba seis vinos y hablamos de su elaboración, de su contexto histórico y cultural, de su zona... y también de la temperatura a la que debe estar la copa, de cuánto tiempo se puede guardar... Cosas que pueden servir en la vida práctica», señala la sumiller.


El vino lo lleva esta madrileña de adopción en la sangre (entiéndanme). «Aprendí a caminar en un viñedo. Siempre tuve mucha conexión con este mundo», cuenta. Ella es la tercera generación de su familia que se dedica a este negocio. Su abuelo, madrileño emigrado a Argentina, creó su propia bodega en los 50; su padre siguió sus pasos allí; y ella, desde España, tras formarse en algunas de las escuelas más prestigiosas del mundo, ha decidido continuar con el legado pero con una visión propia.


De joven no vio claro el camino, dice, pero un tiempo de estudio en Francia terminó por abrirle los ojos. «A veces hay que ver las cosas desde fuera...», reconoce. «En verano iba a vendimiar a la Borgoña. Trabajé en bodegas prestigiosas de allí mientras estudiaba y aprendí mucho», cuenta la catadora. Cuando acabó sus estudios de Empresariales, se marchó a México, a exportar vinos franceses y españoles. Fue allí donde comenzó a tomar clases, que remató de forma más seria en la capital, a la se mudó para un año y... ya lleva más de 20. «Madrid siempre me ha fascinado, desde que venía de vacaciones con mis abuelos», dice.


Aquí, trabajó en Marketing y Comunicación para un grupo de bodegas, pero se dio cuenta de que aquello no era lo que quería. «A mí lo me gustaba era contar el vino de una forma sencilla, acercarlo al consumidor», y «enseñar a asociarlo a otros momentos». Hace 10 años creó Vinology como una marca para distribuir vinos y ofrecer cursos y catas. Más de 10.000 personas han aprendido con ella y ha tenido clientes tan ilustres como Inditex, Iberia, El Corte Ingles, Orange, Telefónica o Iberdrola.


La pandemia paralizó los eventos, pero una casa centenaria de Pozuelo con una de las parras más antiguas de Madrid -más de 100 años- cayó en sus manos. Allí, a La Parra, se mudó con su familia y allí, con las restricciones a flor de piel, comenzó, por primera vez en un sitio propio, a ofrecer catas y degustaciones. "Yo cocinaba, ponía la mesa, diseñaba las experiencias", dice. "No sé cómo se fue haciendo viral", añade. "La gente me decía: ¿Por qué no abres a todas horas?', pero no podía, era mi casa".


Así, Vinology se ha convertido en un Wine Bar que invita al consumidor a viajar por casi todas las tierras de cultivo de nuestro país para descubrir los caldos de aquellos enólogos que intentan recuperar variedades autóctonas respetando la naturaleza y la historia de cada vino. Los favoritos de la sumiller. "Me gusta tomar un vino y que me hable de su origen, de su tierra, que sea capaz de transportarme a Canarias, a Cádiz o a Galicia". La idea, apunta, es que todo el mundo salga de allí habiendo conocido "una tierra, un vino o un enólogo nuevo".


«España tiene una riqueza tan grande que desconocemos y me parece importante difundir la cultura del vino», sostiene. ¿Y en Madrid? «Hay auténticas joyas. Y, además, es la única capital del mundo que tiene vinos. Y muy buenos». Palabra de experta.


VINOLOGY

C/ del Conde de Aranda, 11

28001 Madrid


Fuente: elmundo.es

VIRGINIA GÓMEZ

27 visualizaciones